"A MAR"

El amor más puro a la orilla del mar

TEATRO PARA BEBÉS DE 6 MESES A 3 AÑOS

A MAR -teatro para bebés-

SINOPSIS

Dos personajes se encuentran en la playa y descubren un juego que los atrapa y los envuelve en un instante. El arena, el agua, las piedrecitas de la orilla, las aves marinas, el cangrejo y todos los habitantes del mar, son los testigos de un ingenuo y mágico momento que queda grabado en la roca de la solitaria playa.


Hay un lugar en la mente donde no importa la edad. Un espacio mágico que invita a jugar con la luz, el sonido, la imagen, el tacto, el aire... Es el tiempo de la primera infancia, un rincón sin horas, una nube de sorpresas, de sencillas experiencias, donde los niños prueban a ser mayores y los adultos recuerdan cuando eran niños.


“A mar” juega con los significantes de esta palabra “estuche”. De un lado, nos encontramos con todos los referentes del mundo marino y de otro, descubrimos el amor.

En el mar, tras ese inmenso color azul hay un mundo que invita a jugar, que se desliza sigilosamente al ritmo de corrientes marinas, mostrando mil ojos curiosos, miles de formas distintas y un sin fin de colores deseosos de ser descubiertos.


Pero “A mar” es ante todo, una mágica historia de amor con la ingenuidad del primer encuentro y el descubrimiento de los sentimientos.
Es una oportuna fórmula para mostrar a los bebés la pureza de los afectos, un primer acercamiento donde lo que prima es la ternura.


“A mar” es un juego para compartir en esa etapa de la vida donde no cuentan las palabras y lo importante es el color, el sonido, la luz, la forma y sobre todo el amor. Todo cambia, todo se transforma y todo puede llegar a ser lo que no es invitándonos a redescubrir lo que de verdad es, siempre será y siempre fue.

Si supieras hijo mío cuanto te amo desde antes que nacieras.

Si supieras que me has hecho descubrir lo que significa verdaderamente "amar".

Solo quiero heredarte con ejemplo y entrega este amor que nació contigo.

Para que tú, nacido junto "al mar", cultives la virtud de "amar" hasta convertirse en tu esencia.

Han dicho los papis y mamis

- Muy bien y sobre todo el hecho que está tan adaptada a bebés, con movimientos muy suaves y música tranquila y el tema también muy interesante. Mi hijo tiene dos años y lo ha disfrutado mucho y se lo recomiendo a otros padres.

- Nos gustó muchísimo, muy tranquillo, muy buena energía, las sensaciones, la música clásica, la luz, el color, todo muy atractivo. Nos gustó muchísimo. Para repetir y que se sigan haciendo cositas para los más pequeños que nadie se acuerda de ellos.

- Ha estado muy entretenido, los niños han estado con la boca abierta todo el rato. Así que si ellos están con la boca abierta, es que es buena.

- La obra genial, me parece súper difícil el público que tienen y cómo han mantenido a todos los niños quietitos y entretenidos, increíble. Súper bonita, la verdad.

- Me ha encantado, me ha parecido súper bonito, muy relajante y yo creo que a los niños también les ha gustado mucho. El mío tiene casi tres años y le ha encantado.

- Me ha parecido muy interesante, era muy dinámica, además, e interactiva con los niños, mi hija prestó mucha atención.

- La obra me ha encantado, he venido con mis dos hijos, uno de dos años y la otra de seis y a los dos les ha gustado mucho. Nada de hablar pero todo se entiende con las miradas, con las imágenes, con la música. Muy bonito.

- Tengo una niña de cuatro años y nos llegó mucho. El tema como lo trataron, todo muy suave y muy cercano.

- Me ha parecido muy bonito, capta muy bien la atención de los niños, el colorido y todo lo que hacen, sin hablar y sin nada captan muy bien la atención y la verdad que me pareció muy buena idea.

- La obra me pareció muy movida, está muy bien adaptada para las edades de los niños y, además, me pareció un tema que en los tiempos que corren hay que reforzar lo que es el amor. Está muy entretenido, el tiempo está muy bien, los niños han estado muy concentrados y se la recomiendo a todos los padres.

Si hay un espectador a quien no puedes engañar con artilugios y apariencias es al bebé.

Ellos no te permiten la mentira, la falsedad ni la incoherencia. Y si el arte es alguna cosa en esencia, esta es la verdad plena y absoluta.

Hacer teatro para bebés, bajo mi experiencia, ha significado la cota más alta a la que se puede aspirar en el teatro.

ANDENES DE AGUA Y EL TEATRO PARA BEBES

El amor puro en andenes fluidos

“A Mar” ha sido la obra con la que arranca la compañía bajo el nombre de Andenes de Agua. Junto a María Mayoral regresada a las islas de tierras de la España peninsular, decidimos emprender un proyecto en el que la belleza, la ternura y el amor por lo que hacemos tengan su lugar central. Una compañía que bajo esas premisas toma al teatro para bebés como su eje principal. Luego de una vorágine de producciones que resulta de este creativo encuentro, María retoma su histórica compañía y continúo con los viajes para llevar las obras a todos los rincones donde haya corazones abiertos dispuestos a compartir una hora de amor y comunión. 

En los distintos andenes fluidos transitados se van subiendo hermanos de viaje que desembarcan en otros puertos donde nuevos pasajeros se suman. Cada tanto los viejos amigos regresan un tiempo para gozar la felicidad del encuentro. Estos son los Andenes de Agua, y esta obra de amor junto al mar ha dado ese bautismo inicial que marca este nacimiento. Gracias a esta obra por ser un parto tan feliz.

El teatro para bebés, el escalón más alto

“A Mar” recoge una historia de amor junto al mar que nos rodea a los isleños. Esta obra nos ha confirmado que en el teatro para bebés se pueden lograr las máximas aspiraciones que un artista puede desear. Sobre todo la pureza del arte en sí mismo y como espacio de comunión y amor. Hace que el artista deje de lado los elementos que nada tienen que ver con el espíritu artístico puro sino con ambiciones mundanas que, aunque muy relacionadas popularmente con el arte, en verdad alejan del mismo. Los aplausos, el afán de reconocimiento, la fama, el éxito son cosas que no pueden existir en el teatro para bebés. Esto es una bendición para el artista y para el arte porque lo deja con lo más limpio y puro, sin deseos espurios. 

Si hay un espectador a quien no puedes engañar con artilugios y apariencias es al bebé. Ellos no te permiten la mentira, la falsedad ni la incoherencia y si el arte es alguna cosa en esencia, esta es la verdad plena y absoluta. Hacer teatro para bebés, bajo mi experiencia, ha significado la cota más alta a la que se puede aspirar en el teatro. Hacer teatro para bebés es como estar en el centro de una burbuja de amor.

FICHA TÉCNICA

  • Género: Teatro para bebés
  • Edad recomendada: de 6 meses a 3 años con padres
  • (apto hasta 5 años)
  • Aforo máximo: 90
  • Duración: 35 minutos
  • Espacio: adaptable, ideal: sup. diáfana de 6 m x 12 m para actores y público a ras de suelo
  • Requiere oscuridad. 
  • Iluminación: Adaptable, solicitar planos y ver adaptabilidad.
  • Sonido e imagen: Equipo para reproductor de música y proyector de vídeo con cable VGA. 
  • 1 Técnico para montaje y colaborar durante la representación.
  • Nº de personas: 3 a 4
  • Procedencia: Islas Canarias, España y/o Rosario, Argentina

FICHA ARTÍSTICA

  • Título: A Mar
  • Actúan: Leandro Ojeda y María Mayoral
  • Han actuado también Andrea Martin y Maria Andres
  • Espacio escénico, escenografía y objetos: María Mayoral
  • Vídeo animación: Leandro Ojeda
  • Diseño de iluminación:  Marta Barreiro
  • Música: Mozart / Pachelbel / Grieg / Bach / Vivaldi / Beethoven / Liszt
  • Autoría: Leandro Ojeda y María Mayoral
  • Estreno: noviembre 2010, Sala Insular de Teatro, Las Palmas de G.C.
  • Colaboran: Cabildo de Gran Canaria, Ayuntamiento de Agüimes, Ayuntamiento de Santa Lucia, Canarias Crea, Gobierno de Canarias
  • Dirección: Leandro Ojeda

"A MAR" VÍDEO RESUMEN

VÍDEO COMENTARIOS DEL PÚBLICO

VÍDEO NOTAS DE TELEVISIÓN

"A MAR" VÍDEO COMPLETO

Hay un mundo por descubrir y no hay ansias por descubrir.

Las sorpresas son tantas cada día que cada despertar se convierte en una bendición.

Y cada sueño es un motor hacia el agradecimiento de haber llegado a esta vida sin deseos, sin aspiraciones, solo el disfrutar de cada instante y del amor a cada cosa.

GALERÍA

Tener cerca a un bebé es para un adulto una oportunidad para recordar lo inconmensurable de la existencia e intentar aprender de él y recuperar esa capacidad de asombro y alegría pura que teníamos ante la vida cuando parecía desplegarse como un milagro.